Thursday, December 06, 2007

Rediseñando los centros de trabajo..

El Newsletter de noviembre del Future Of Work incluye esta interesante reflexión sobre el diseño de los centros de trabajo:
El punto de partida de la discusión/investigación es que efectivamente seguimos haciendo oficinas como hace 30 años, es decir, con un pequeña cabina para cada uno pensando que todos necesitan un espacio personal ....pero claro, en el mundo actual donde la gente trabaja con portatiles, PDA´s, Smart Phones, y todo tipo de aparatos wireless y sobre todo moviendose constantemente y participando en tareas con empleados de empresas de otros paises en un nuevo mercado global ...entonces el diseño del espacio de trabajo tiene que cambiar necesariamente ..

Para los investigadores del Future of Work el lugar de trabajo es (como) un escenario donde el trabajo se desarrolla y la finalidad del primero es apoyar a este último, creando un contexto y dotando de los recursos necesarios para que la gente trabaje mejor..(la famosa productividad esa que anda tan por lo suelos en Spain/pain)....En definitiva, que los que diseñan las oficinas y demas deben asumir que en este lugar se escenifica la experiencia laboral (y no al reves!!)

Es por eso que los empresarios deben aprender de sectores como los músicales, el cine, los espectaculos deportivos, incluso de la puesta en escena de artistas como Madonna o mis adorados Rolling Stones..por que todos ellos fueron los primeros que se dieron cuenta de la importancia de crear un escenario que reprodujera el contexto del "trabajo" que se iba a desarrollar..
Empresas como Google ya llevan tiempo pensando en ello, y por eso crean estos nuevos centros de trabajo que parecen salas de ocio y que tanto llaman la atención a los que curramos en el típico nicho con lampara y mesita..!!

Apertura, movilidad, participación, trabajo en red, planificación centrada en objetivos y no en horarios laborales "calienta sillas"...eso es siglo XXI y lo demás puro siglo XX (con salarios siglo XX claro..)

1 comment:

Daniel Llesse said...

Sobre todo porque aguantar horarios de doce horas con una hora para comer no se sostiene (camuflados en los famosos "contratos por obra" de ocho horas diarias). La mentalización por parte de todos los agentes sociales podría ser un buen comienzo. Digámosle a un noruego que trabaje 12 horas...la carcajada se oye en la luna.

El hábito, a veces, hace al monje. Totalmente de acuerdo con el artículo.